Personas comprometidas
7 enero, 2019
¡El optimismo sí cuenta!
5 febrero, 2019

Ser mujer ¡Todo un reto!

¿Cómo puedo yo, mujer, ser profesional y triunfadora y adquirir habilidades para ejercer un liderazgo en mi vida personal, en la sociedad y en el mundo?

Primero que nada, hay que valorarnos justo por lo que somos: MUJERES.

La mujer es líder por naturaleza pues al ser creada, se le asignó un papel importantísimo en todos los ámbitos: en la pareja, en la familia, en la sociedad, en el mundo. La historia de la humanidad se ha visto enriquecida con el trabajo maravilloso de mujeres como Juana de Arco, la Madre Teresa de Calcuta, etc. Por lo que necesitamos conocer y recordar el pasado para renovar el presente y construir nuestro futuro. Cada día vemos más mujeres ejerciendo liderazgo en los distintos aspectos de la sociedad.

El crecer día a día fomentando nuestra superación; comprometernos con nosotras mismas y con los demás para lograr una meta, ya sea individual o conjunta; propiciar un ambiente de paz, armonía y amor en nuestras vidas y en las de los que nos rodean. ¡Todo eso es liderazgo!

¿Cómo podemos hacerlo?

-Un líder es aquel que dessborda tal pasión por lo que hace, que de sólo verlo actuar inspira a sus seguidores.

-El liderazgo de largo plazo debe fundamentarse en la autoridad para que pase la prueba del tiempo.

-La autoridad siempre se funda en el servicio

-Un líder posee valores como ser coherente, innovador, concertador, generoso con su tiempo, tenaz, sabe escuchar, sabe trabajar en equipo, no actúa en base a una moral “light” y siempre está orientado a resultados.

-Un líder es ordenado y organizado en sus tareas personales y públicas.

 

Está en nosotros el poder conseguir lo que nos propongamos.

El valor intrínseco de la mujer nos permite trabajar en cualquier lugar y en cualquier cosa, por lo que al desarrollar nuestro liderazgo podemos afrontar cualquier compromiso que adquiramos y podemos buscar el equilibrio entre trabajo, familia y sociedad. El nuevo liderazgo mundial incluye decisiones femeninas y el desarrollo de nuestros talentos, buscando la excelencia, la felicidad y el éxito en lo que emprendamos.

Que el hecho de ser mujer nos de siempre mucho orgullo y que por medio de la superación podamos afrontar el reto de serlo y logremos alcanzar nuestras metas de liderazgo personales, familiares y sociales con mucho optimismo y sobre todo, con mucho AMOR.