EL VERDADERO SIGNIFICADO DEL AMOR

VALOR CÍVICO
11 septiembre, 2020
SER FUERTE
7 octubre, 2020

Los seres humanos tenemos un corazón que ha sido hecho para amar. Nuestra naturaleza misma, creada por un Dios de Amor, nos pide amarnos a nosotros mismos, amar a los demás hombres sin distinción, y amarlo a Él. Por lo tanto, aprender a valorarse y a respetar a los demás nos lleva a conocernos y aceptarnos como somos.

El que no se conoce, no ama.
Amar es renunciar a sí mismo en favor del otro.
No puedo hacer donación de mi persona si no me poseo a mí mismo. No puedo dar lo que no tengo. Y solo seré dueño de mí mismo cuando me libere de mi egoísmo y alcance la generosidad.
Ejercitemos nuestra capacidad de empatía. Habremos de meternos en la otra persona y pensar con su cabeza, sentir con su corazón y ponernos en sus zapatos. Esto será el comienzo.

NECESIDADES AFECTIVAS

Pertenencia.- Estar unidos a los demás, es parte de la naturaleza humana.
Aceptación.- Sentirse aceptado equivale a sentirse amado, favorece el cultivo de la dignidad.
Afecto.- El ser humano necesita del amor como necesita el alimento. Es el mejor antidepresivo.
Reconocimiento.- El individuo necesita ser alguien estimado, considerado y respetado. Poseer fuerza dominio y éxito.
Autorrealización.- El hombre se realiza a si mismo obteniendo las condiciones de pertenencia, aceptación, afecto y reconocimiento.
Trascendencia.- Ideal de superación en nuestros actos presentes de cara al futuro.
Es la huella que dejan nuestros actos por los cuales seremos recordados. Certeza que tenemos de que el alma no muere e irá a la presencia del Creador.

REPASANDO NUESTROS VALORES

El estudio del Valor Afectivo nos ayuda a aprender y a clarificar los sentimientos, emociones y pensamientos que se nos presentan.
Hay que saber controlarlos para poder entender, convivir y aceptar a la familia, a los amigos y a nuestros compañeros de trabajo. Nuestro actuar se rige primeramente por la razón que mueve a la voluntad.
Debemos estar atentos que la parte sensible de nuestro ser, no sea el principal motor que mueve nuestras acciones.
Las emociones en sí mismas no son buenas ni malas, lo que determina su clasificación es el comportamiento que de ellas se deriva.
Sentimientos y pensamientos sin control con frecuencia pueden nublar nuestra razón y hacernos renunciar, con relativa facilidad, a compromisos, alianzas e ideales en nuestra vida.
El amor no es un sentimiento. Amar es querer y exige el empleo de la razón y la voluntad.

L e a l t a d
“Los caminos de la lealtad son siempre rectos”
Charles Dickens

LA LEALTAD EN NUESTRA VIDA

Vemos que la lealtad se extravía a menudo por caminos de egoísmos e irresponsabilidades.
Con facilidad se incumplen las promesas, se renuncia a los ideales, se revelan secretos y confidencias, se traiciona a las personas.
Nos hemos olvidado de la fidelidad, el honor y gratitud hacia alguien, algún propósito o ideal.
Es necesario rescatar estos valores para darle sentido y orientación a nuestra vida. No podemos transitar nuestros caminos sin firmeza en nuestras alianzas y convicciones.
No seamos juguete de todos los vientos.